martes, 13 de diciembre de 2016

Teoqueteveocracia


Nos engañaron repetidas veces
y seguimos creyendo.
La fe es nuestra collera.
Hay que derruir liturgias
e iconos con colmillos
de víbora y los pies
de barro. ¡Apostatad!
¡Apostatad, malditos!,
y uníos al ejército
de los que nada tienen
que perder, porque nada
les dejó la jauría.