miércoles, 22 de febrero de 2017

Bodrio-nocturno


"Per tutti la morte ha uno sguardo."

Cesare Pavese

No sé qué pollas hago aquí ni dónde estoy,
pero me anega de desasosiego
la oscuridad sin término que frena
mi andadura en la nieve —un simulacro—
y sepulta las huellas de mi fe a la deriva
bajo la gruesa losa de los años perdidos
en páramos sin aire ni lugar en los mapas.
Cómo anhelo escapar de las zarpas viscosas
de esta noche de yeso, hallar la luz
de un último suspiro susurrando
sus dudas al oído de un rescoldo
de pútrida esperanza.
Mas no han comparecido las estrellas
ni la luna a la cita
que nunca concertaron la seda y la crisálida,
y un coro de alimañas mitológicas
derruye con el roce de sus élitros
las quejas inaudibles del murciélago
que pugna sin aliento, a alma hecha añicos,
por desnudar los códigos que inflaman
de espinas las metáforas.
¿Cómo escapar del laberinto, es imposible,
cuando se alberga, mudo como un virus,
en la aorta agostada donde abrevaba el cántico?
En la noche otra noche
más oscura y sin sueños
aguarda agazapada a que el cautivo
de sí mismo tropiece con los ojos
de la última mirada.

Firma en favor de la Infanta del Pueblo


Chinga.org

¡Anulación ya de la sentencia condenatoria contra lsabel Pantoja, la Infanta del Pueblo! ¡Paquirrín for Fiscal General del Estado! (Igual así conseguimos que no "cante".) ¡Doña Ana, Ministra de Defensa y el Medio Campo!

Bodrio-poética sin estética

Creo que he tocado fondo. Y es jodido.
Y no es que se me importune ser mediocre
o comprender que nunca,
por mucho que me esfuerce,
sabré escribir mejor:
es algo que asumí
desde el primer momento;
jamás me he titulado escritor ni poeta
ni he aspirado a gozar el usufructo
de un modesto rincón en el Parnaso.
Lo que me tiene, amigos míos, que no cago,
después de tanto tiempo dedicado
a tratar de escribir mal a conciencia
y habiendo conseguido en ocasiones
hacerlo como el culo de un babuino,
es sospechar que ha sido
porque casual más que causal sonó la flauta
y que, por tanto, nunca
podré escribir peor.
Debería dejarlo,
pero no se me da bien la pintura
ni callarme la boca.
Así que seguiré escribiendo
mediocremente mal, sin pretensiones.

martes, 21 de febrero de 2017

Bodrio-espinela del Empalmado


El día que ingrese en prisión
—si es que ingresa— el Empalmado,
habrá que usar con cuidado
la pastilla de jabón
para no darle ocasión
de hacer honor a su mote.
Y pegar, sin disimulo,
contra la pared el culo,
que es muy diestro el chavalote,
ya se vio, dándose el lote.

Bodrio-adivinanza


Mister Hyde cuando es gobierno,
Jekyll en la oposición,
es un partido felón
que hace el rol de subalterno
del capital y su eterno
quita al pobre y da al pudiente.
Que se coloque a su frente
a esta o aquel candidato,
da lo mismo: su aparato
manda y no está con la gente.

lunes, 20 de febrero de 2017

Segundo encuentro con la poetisa Raquel Lanseros en Sevilla (Carlos Parejo)


Estimada Raquel, lo primero que mencionaste es que Sevilla es la ciudad con mayor número de poetas universales por habitante. Y uno se emociona cuando cuentas que en la ciudad de San Juan de Puerto Rico hay una barriada con nombres de las rimas y leyendas del inmortal Gustavo Adolfo Bécquer. ¡Y aquí, que casi ha pasado desapercibido su aniversario¡. Y cuando hablas de Manuel Machado y su hermano Antonio, me gustaría decirte que hay que irse hasta una glorieta recóndita del Parque de María Luisa para verlos juntos en un monumento. ¡Nadie es profeta en esta tierra y mucho menos sus poetas¡ Lo que percibe el turista son muchos monumentos a toreros famosos -e incluso a la abuela del rey -, junto a la Plaza de Toros y el río Guadalquivir. Monumentos a hombres de armas como Fernando III en la plaza del Ayuntamiento o El Cid –en los jardines del Prado-. La única excepción honrosa, créeme, son los pintores Murillo y Velázquez. Tras disculparte por el pequeño volumen de decibelios de tu voz, vas desgranando con un tono quedo pero modulado con pausas significativas y una profunda sensibilidad –la de tu volcán interior-, uno tras otro, los versos seleccionados del poemario. Y, al final, alguien te susurra: ¡Nos tenías embobaitos, como si escucháramos una nana para dormir a los niños¡ Y das una gracias escuetas y tímidas, pues sigues tan humilde como siempre. Y también, alejada de los catedráticos del Departamento de Literatura y de otros personajillos del Sanedrín de la cultura oficial sevillana. Allí, en plena Isla de Siltolá, (mira que es bonita la pajolera librería) sólo había mujeres y hombres de todas las edades con vocación de poetas y tu libro bajo el brazo, anhelantes de una breve charla contiguo y de su dedicatoria personal, tan eterna como tu poesía.

(¢) Carlos Parejo Delgado

domingo, 19 de febrero de 2017

Bodrio-poema devoto


Hoy me he hecho una promesa:
rezar, sin excepción,
cada noche a la vida.
¿Qué más da que no exista?
¿Acaso han existido
alguna vez los dioses?
Y, sin embargo, cuántos
devotos del milagro
siempre para mañana
veneran sus altares
anegados de coágulos
de miedo, orden y sangre.
Yo nací de otro barro
más sucio, de otro aliento
menos aire, más turba.
Prefiero comulgar
con la sed del torrente
violentando la piedra
antes que alzar los ojos
ciegos a la impostura
de un placebo celeste.
Mi fe no es de este mundo.

Bodrio-monologo bipolar

Algo huele a podrido en Espatraña.
¿Qué será: una mierda empapelá?
Pa' ser sólo una mierda...
hiede mucho.
Entonces... qué.
¿Será acaso una rosa?
¿Una gaviota, idiotas?
¿Un clavel, Maribel?
Nada de eso; este hedor...
¿A qué huelen las nubes?
¿Y los nabos?
¿Y el coño 'e la Bernarda?
¿España huele a pueblo,
o a nacionalcatólico de mierda
y rancia aristocracia?
Todo huele a podrido; Esperpentaña:
tres poderes distintos y un...
sólo hedor verdadero. Hoy,
más corruptos que ayer,
pero menos -tie' guasa- que mañana: es la medalla
de la santa y jodida corrupción.
¿A qué huele lo impune?
¿Y un cabeza de turco?
Espaguiñoles... Franco...
ha vuelto, guapis.

sábado, 18 de febrero de 2017

Pacheco y la justicia


Pedro Pacheco, en su día,
afirmo que la justicia
impartida en Espatraña
no era más que un cachondeo.
Y hubo a quien le pareció
como poco una pasada.
¿Pasada? Pues hoy parece
que, más que pecar por mucho,
Pacheco se quedó corto.
Porque, amén de un cachondeo,
ya se antoja irrefutable
que es una broma pesada.

Crónicas del Régimen (20): Especial sobre la sentencia del caso Nóos


Agencia ERRE QUE ERRE.

Teletipo de urgencia

Había muchos que ya la daban por muerta. Pero una fotografía enviada ayer mismo a nuestra redacción de manera anónima por un temerario fotógrafo aficionado, ha venido a demostrar que tan sólo se encuentra retenida en algún lugar desconocido. Y aquí la tienen, en la fotografía superior: la Justicia española. ¿Ánde andará?

BONUS TRACKS

Lo imposible

Desde ayer, sí que sí, los encargados de, presuntamente, impartir justicia en Esperpentaña, se merecen que les hagamos la ola.

. . . . . . . . . . . . .

Un individuo ha sido condenado por un juzgado de Salamanca a pagar una multa de 180 euracos por haber dedicado una peineta a la Virgen de Valdejimena. Es decir, a un muñeco. ¿O no? Os prometo por el futuro de las pensiones que no es coña. Es más, la fiscalía, en principio, había solicitado para el tan irreverente hereje, dos meses de prisión o seis de multa, pero al haber quedado acreditado, según dicen, que la peineta iba dirigida al cura, que es un señor de carne y huesos, en lugar de a la sagrada imagen, que supongo de madera, la condena se ha visto así reducida respecto a la petición de la muy católica, apostólica y romana fiscalía. Pero en verdad os digo, hermanos, que si la jodida peineta la hubiese perpetrado la ignara Cris, como mínimo la beatifican.

. . . . . . . . . . . . .

Lo peor no ha sido la, en cualquier caso esperada, tan nauseabunda, aberrante, cómplice y cobarde sentencia judicial de risa por no llorar que nos hemos tenido que comer con papas crudas. No, lo peor ha sido el repugnante postre que nos han servido los neonacionalcatolicistas del totalitarista bipartidismo patrio, alabando la independencia de la justicia en España, la separación de poderes y no sé qué otras supuestas virtudes de nuestra ilusoria democracia que, al igual que esta, tan sólo existen en su delirios saturados de peyote o en sus abultados estómagos agradecidos que arrastran como gusanos camino de las puertas giratorias. ¡A LA MIERDA, JODER, A LA MIERDA¡

. . . . . . . . . . . . .

Al fin he comprendido porque siempre he sido tan fan de aquellas sesudas canciones de Enrique y Ana. ¡Eran premonitorias!

Es la Infanta, es la Infanta
muy honrada y nunca manga.
Más que Infanta, es una santa,
la tangó el Urdangarín.
Es la Infanta, es la Infanta
por idiota, inmaculada,
y ha de ser exonerada
según dice un tribunal.


. . . . . . . . . . . . .

En Esperpentaña, en lugar de justicia, habría que llamarla justita.

Separación selectiva


Tres bolsas de basura.
                                        Tres poemas
sirviendo de envoltorio
a restos misceláneos de desdicha.
La salud del Parnaso nos exige
responsabilidad
y extrema precaución
en la deposición de cada pútrido
desecho de congoja.
Pero, a menudo, el cántico
sin eco está reñido
con las separaciones selectivas.

viernes, 17 de febrero de 2017

Bodrio-epigrama

Se ha puesto últimamente
muy de moda corear
que no hay pan en España
para tanto chorizo.
Es un error. Hay pan
de sobra, el pan que, a diario,
le es hurtado a la gente
a la entrada del circo.

MAFO 2


Ha dicho Luis María Linde, Gobernador del Banco de España, entrando como elefante por cacharrería en terrenos que no le corresponden y sin ruborizarse, que prolongar la edad de jubilación hasta los 67 años es una opción que, entre otras cosas, se justifica por el retraso en la entrada en el mundo laboral. Seguramente, en su visión sesgada hacia la defensa de los intereses del capital y en contra de la dignidad de los trabajadores, el tan bocazas Gobernador no contempla la posibilidad de que el retraso en la entrada en el mundo laboral sea consecuencia de que los trabajadores cada vez se jubilan más tarde. Pero es algo que se antoja de cajón. ¿O no?

Bodrio-poema en lucha


Yo sé muy pocas cosas, es verdad.
Pero me han dormido con todos los cuentos...
y sé todos los cuentos.

León Felipe

Los medios, estos días, están poniendo a caldo
a los estibadores. Según nos cuentan son
unos privilegiados que, al ganar un pastón,
no son merecedores del aval o respaldo

de otros trabajadores. Cuánto maldito heraldo
del totalitarismo, nublando la razón
del obrero, evitando cualquier nimia mención
a los sueldos de vértigo de Cristiano Ronaldo,

Ortega, Aznar, González, Alierta, Benjumea
o, por dar un ejemplo de esos embaucadores,
Ana Rosa Quintana. Ahí está la pelea:

no enfrentados, al lado de los estibadores
contra aquel que, con cuentos, nos divide y saquea.
¡Que no os cuenten más cuentos! ¡Uníos, trabajadores!

(Y, tras vencer, señores,
no olvidéis que tuvisteis, generoso, en las horas
de batalla, el apoyo de las estibadoras.)

En la fotografía: integrantes de la Asociación de Mujeres
 Estibadoras del puerto de Algeciras.

jueves, 16 de febrero de 2017

Bodrio-soneto trabajoso


He escrito y he borrado varias veces
los tres primeros versos de un soneto.
Era imposible. Un sobrehumano reto.
Aunque este puede serlo aún más con creces.

¿Creces? ¿Y ahora qué cojones? ¿Peces?
¿De agua salada o dulce? Ahí no me meto.
La cosa se complica. Este boceto
del absurdo si no de las sandeces,

que no recuerdo a cuento de qué vino,
tal vez lo que requiere es ser borrado.
Porque agregar... qué más sin desatino.

Aunque dos versos más y habré acabado.
Pero... rimar con "vino". ¿A ver si atino?
!El mosto que mamó, cómo ha costado!

Lectura poética de Raquel Lanseros en la librería La Isla de Sistolá


Jueves, 16 de febrero, a las 7 de la tarde.

Librería LA ISLA DE SISTOLÁ
(Calle San Bernardo, 24. Sevilla)

miércoles, 15 de febrero de 2017

La bodrio-canción del panga


(Por Henrique y Hanna)

Las grandes superficies patrias fueron
a Vietnam y Tailandia a mercadear.
A su regreso a España nos trajeron
un pescao mu' barato pa' yantar.
Productores autóctonos temieron
que su empresa pudiese naufragar,
y entonces, muy ladinos, difundieron
que, por contaminado pa' hartar,
el panga era un producto a descartar.

Es el panga, es el panga
un pez gato que usa tanga;
es el panga, burundanga,
ideal para fritanga;
es el panga, es el panga
un pescao que es una ganga;
y ahora el panga, tie' mandanga,
no se vende en el 'Refú.

Bodrio-poema pa' bailar


Samba lentín,
el baile brasileiro,
me río de Janeiro,
bailado al ralentí.

(Por fin creo haber conseguido parir el bodrio-poema absoluto, el más brutal, el definitivo. Con otros cuarenta o cincuenta de parecido tenor y, cómo no, con un buen padrino, estoy convencido de que alcanzaría a publicar un poemario exitoso en ventas -y hasta en la Maestranza de Sevilla.Y todo gracias al amor, como cantaba aquel.)

BONUS TRACK

DARTH VADERTÍN

(Este sí que sí)

martes, 14 de febrero de 2017

Bodrio-poema del amor consumista


For this was on seynt Volantynys day
Whan euery bryd comyth there to chese his make.(*)

Geoffrey Chaucer

San Valentín, qué mejor
signo de munificencia
para probar la solvencia
en las cosas del amor.
Por siempre será deudor
de aquel poeta el mercado,
por haber relacionado
con el amor fecha y santo:
hoy, a él gracias, prima "el cuanto
más gastaste, más prendado."

(*) "Pues esto fue en el día de san Valentín
cuando todas las aves van ahí a escoger su pareja."

Bodrio-poema nebuloso


I

Se ha borrado el semblante
que daba nombre al cántico.
Ahora la oscuridad lo inunda todo
y, en el silencio, el grito
—ese verso supremo
que brota de la raíz de la gangrena—
se abate sobre el túmulo
donde yace sin hálito el cadáver
del poema, dictando su epitafio
de piedra muda a lomos del eterno alpinista
penado a naufragar en el desierto.

II

En la piedra desnuda, aterecida,
la erosión ha eclipsado
la luz trémula y mate de las fechas
y el rango de los dioses.
Nadie vendrá a salvarnos.

III

El hedor coagulado
de la sangre, la sal
en la pupila, el labio, el sexo heridos.
Un sueño rueda agónico,
dos óbolos celestes
tatuados en sus párpados,
hacia el útero estéril de las cloacas.

lunes, 13 de febrero de 2017

Bodrio-poema pornográfico


“Estoy loco por el tenis, y lo quiero practicar
para ver si mañana soy un Santana, para triunfar.”

Florencio Torrelledó

Poetas-pelota, disfrutad
a tope cada instante
en los que, pese a ser utilizados,
forméis parte del juego.
Porque tarde o temprano
―vuestro breve minuto
de mamandurria y gloria
durará poco o menos
en función del caché
de aquellos que os manejan―
os van a reemplazar por bolas nuevas.

Gentilicios (2)


Longuinense: Natural de la capital del Reino Unido muy dado a aparentar que con él no van las cosas a fin de escurrir el bulto.

Nabolitano: Natural de la ciudad cuna de la Camorra, excelentemente dotado.

Biennamita: Durante la Segunda Guerra de Indochina, según Hollywoodciudadano vietnamita contrario al Viet Cong.

Norrrr-uego: Natural de la península escandinava, ferviente admirador de Chiquito de la Calzá.

Normando: Natural de cierta región del noroeste de Francia, que odia el zapping.

Tirolés: Natural de cierta región de Austria, que siempre va como elefante por cacharrería.

Miarmenio: Natural de cierto país caucásico, emigrado a Sevilla capitá.

Bilbaívino: Euskalduno aficionado al mollate.

Cuentos de la Calle Castilla (23): El Mercado de Abastos (Carlos Parejo)


Hace quince o veinte años el último escalafón de los puesteros correspondía a los vendedores ambulantes situados en los accesos. Esos que recogían del campo y vendían desde hierbas aromáticas, a caracoles y cabrillas, pasando por tagarninas y espárragos. De ellos sólo queda como recuerdo un vendedor autorizado de cupones de ciego.

En un segundo escalón están los pequeños puesteros de pescado, carne, recova o frutas y verduras: los “trianeros serios”. Esos que heredaron el oficio de su padre. Y, como ellos, se despiertan antes de que raye el alba para cargar en el “Merca”; desayunan a eso de las siete de la mañana allí dentro y son los primeros en abrir y los últimos en cerrar. Son gente llana, noble y sencilla que conservan fielmente clientes amigos de toda la vida. Curiosamente algunos son finos intelectuales populares, más propensos a las conversaciones filosóficas que a pasarse todo el día con un intercambio incruento de guasas sobre los equipos rivales de fútbol o de chistes fáciles y groseros, como hacen otros. Después vienen los puesteros extranjeros. Los que han montado tiendecitas de “delicadezas” al rebufo de la visita al “Mercado” por cientos de “guiris” diarios. Que si una “pastisserie”, que si un “horno de “pizzas y pastas artesanales”, que si un “taller de cocina”. Muchos puesteros se refieren a ellos despectivamente como:”el “gabacho” o el “italiano” ese al que se le ha ocurrido…” Están también los puesteros de postín, con varios locales en las entradas y esquinas principales. La zona alta de sus pulcros escaparates está amueblada con televisiones de plasma, y debajo encuentras las mercancías más brillantes y exóticas, pues exhiben desde finas hierbas y setas recién recogidas en las sierras andaluzas hasta mangos y guayabas tropicales. Algunos ejercen de nacionalistas trianeros y te hablan con la entradilla: “qué quieres mi arma”. Cuando viene un personaje trianero famoso le invitan a algún detallito y se derriten en elogios: “Hola, Doña Matilde, que bien se conserva, maestra”. Figuran en los equipos directivos de cofradías, hermandades y peñas del barrio .Y, con tan impresionante escenografía, son los entrevistados habitualmente por las televisiones nacionales y locales cuando suben los precios por Navidad o desembarcan los candidatos políticos en campaña electoral, estrechando manos y regalando lápices y bolígrafos a cambio de votos. Otra cosa es que sus mercancías se coticen al precio del patrón oro, servidumbres de su fama y su buen hacer, entienden ellos. Entre tantos bares y restaurantes nuevos como se han abiertos para turistas, jóvenes y ejecutivos, aún queda uno tan irreductible como la “aldea gala” de Asterix. Allí siguen desayunando los parroquianos de siempre. Tiene la inveterada costumbre de reservar una mesa a la “Abuela” de la calle, con el privilegio de que ésta, aunque realice una única consumición, permanezca sentada con sus amistades durante toda la mañana, para distraerse viendo la gente, en lugar de estar sola y encerrada entre las cuatro paredes de su casa, viendo la tele.

(¢) Carlos Parejo Delgado

domingo, 12 de febrero de 2017

Carcoma (NDJR)


carcoma

f. Signo de puntuación que, de tan desubicado, puede llegar a destrozar la mejor de las oraciones y el más pretencioso de los egos. (Yo, soy un magnífico poeta.)

Gentilicios (1)


Gordobés: Natural de la provincia de Córdoba, algo metido en kilos.

Malazutano: Modo de aludir a alguien natural de la provincia de Málaga, cuyo nombre ignoramos.

Extremaño: Aragonés emigrado a Extremadura.

Yallego: Natural de Galicia, con nietos, y habituado a la impuntualidad.

Orensano: Natural de cierta zona de Galicia, con una salud de hierro y profundamente devoto.

Zarmorano: Ruso de abolengo aristocrático afincado en la provincia de Zamora (Por mor de una errónea asociación, hay quien también mantiene que todos los zaragozanos descienden de la nobleza ruda. Se trata de una leyenda urbana.)

Salmanatino: Natural de Salamanca con una puntería que ni Guillermo Tell.

Helbético: Natural de Suiza, aficionado al Real Betis Balompié.

Herbético: Miarma bético que emigró a Suiza.

Español: Lo es, con dos cojones, sin lugar a dudas.

Qué joya, la espinela

Quién podría asegurar que cada tipo de estrofa, al nacer, lo hizo con un fin determinado. Lo cierto es que no parece probable. Pero si así hubiese sido, la espinela habría nacido para la sátira. Porque, en la modesta opinión de quien suscribe, bien utilizada, nunca deja de ser un excelente recurso catalizador de la ironía. Úsela, evitando que actúe a modo de corsé, como recurso para hacer una crítica satírica de cualquier asunto que considere estúpido y/o aberrante, y es casi seguro que alcanzará a parir un aceptable poema.

sábado, 11 de febrero de 2017

La conjura de los necios


El día en que los idiotas sin maldad consigamos desengancharnos de la idiotez lo suficiente como para alcanzar a corregir algunas de las meditadas necedades de los prepotentes, el mundo podría comenzar a cambiar. Y quién sabe si a mejor. Pero, hoy por hoy, pagamos por cada dosis de idiotez que nos metemos en vena tan alto precio, que nos las administran gratis.

Petición al COI


Chinga.org

En Espatraña, con cada día que pasa, esto es algo evidente, hay más políticos amantes del deporte. Tanto que muchos de ellos ya destacan internacionalmente por su dominio de esa disciplina denominada asalto de altura.

Así que, desde aquí, humildemente, os emplazo a prestar vuestra firma a fin de que el COI pase a dar a tan noble deporte la consideración de olímpico. La de medallas que acabaríamos cosenchando.

Garoña que Garoña

 
(Bodrio-espinela radiactiva)

Hoy me encuentro, la verdad,
que no quepo en el pellejo,
con las cosas del Consejo
que ha de dar seguridad
a la expuesta actividad 
de la industria nuclear.
Porque es pa' echarse a temblar
lo del plácet a Garoña,
estando a punto, ponzoña,
Fukushima de petar.

viernes, 10 de febrero de 2017

Bodrio-poema introspectivo


¿A qué viene este cántico,
estéril espejismo
ahogado en la sequía
del silencio? ¿Qué busca
chapotendo sin fuerzas
en la ciénaga turbia
del deseo -esa tumba
viscosa sin salida,
pero abierta a la gula
de los buitres? ¿Existe
o no es más que el espectro
del último respiro
de un fantasma? ¿Por qué
taladra con su estrépito
de sal celeste el tímpano
de la esperanza? ¿Acaso
no soy, no estoy cantando,
no busco, no respiro,
nunca hubo mar ni náufrago?
¿Acaso en en este instante
o no instante o aun menos
hay alguien o no hay nadie
preguntándose, ahogándose,
suplicando, sin mundo,
diablo o carne cantando?

                                      (cisne)

Palíndromo crepuscular


Alba, el óbolo, allá rumor, muralla o lobo, le habla.

Desinhibiéndonos


Sara liba. Yo voy, hábil, a ras.

(palíndromo erótico-etílico)

jueves, 9 de febrero de 2017

Malditos roedores

Celebraron con alborozo que las ratas comenzasen a abandonar el barco. Lo que ignoraban es que lo hacían porque, de tanto y tanto roer la madera del casco, se habían abierto varias vías de agua y comenzaba a irse a pique.

Catecisma (NDJR)


Catecisma

f. Colleja, premeditada y alevosa, perpetrada con la suficiente mala leche como para ser motivo de la ruptura inmediata de cualquier tipo de relación afectiva entre el agresor y su víctima.

Refrán-ku (10)


Vale un ensayo
más que un retuit, ad nauseam,
requetuiteado.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Ni una menos


Ave, Eva.

(micropalíndromo feminista apostólico y romano)

De la sorpresa y la inocencia


Un tipo cordial, locuaz y ameno, en todo momento sorprendido con inocencia de sí mismo. Hay personas así.Tan mágicas como cotidianas. Estoy hablando de un amigo.

Arca


Llueve tras los cristales. Sin embargo,
al calor de la estufa,
no juzgamos la lluvia como algo amenazante,
sino como expresión
de un mundo que es lugar de paz y siembra,
donde cuando diluvia,
según los musicales
de Hollywood, aquellos
que un día decidieron, tras triunfar,
disfrutar de la vida,
cantan con alegría, contra viento y marea,
chapoteando en los charcos:
hay un lugar seguro, a modo de arca,
con toallas limpias y agua
abundante y caliente,
aguardando a que acaben de bailar los sobrados;
un arca que es a un tiempo
también de la alianza entre unas élites
que, injustas, acaparan
todo el maná e imponen
sus tablas de la ley —ley sin justicia
ni ética— a los que llevan
desde siempre aquejados de intemperie
y reuma hasta el tuétano.
"I'm singing in the rain,
just singing in the rain...":
claqué para la crème
de la alta sociedad.
Qué diferente al baile
cansado de los nadie,
ese en que los danzantes,
más que a ganar un premio
de un puñado de dolares,
aspiran a encontrar un lugar cálido
en el que, protegidos del rigor del invierno,
dar una cabezada y, a deshoras,
comer algo caliente.
¡Danzad, danzad, malditos!

martes, 7 de febrero de 2017

¡ZUUUUUUUUUUUUUUU!





Noticias pavorosamente inquietantes llegan desde Fukushima. Bueno, a decir verdad, no llegan. Porque ninguno de “nuestros” grandes medios de manipulación masiva al servicio del totalitarismo financiero se ha hecho eco de tan presuntamente apocalíptico asunto. Niveles de radioactividad nunca antes detectados desde que se inició la catástrofe, y que matarían a una manada de ñus en cuestión de segundos, en el interior del reactor número 2, en cuya base se ha descubierto hace unos días un agujero que ni el de Bankia. Boquete por el que el susodicho reactor podría terminar desplomándose hasta el fondo del mar, matarile-rile-ro. Entretanto, en defensa exclusiva de los intereses espurios del oligopolio eléctrico, esa sin par sanguijuela patria por su voracidad sin límites, se valora en Esperpentaña la posibilidad de reabrir Garoña. Igual esto último tiene algo que ver con el apagón informativo en torno a la tragedia nipona. Pero, bueno, no me hagáis mucho caso, ya sabéis que soy bastante mal pensado. Así que, para desdramatizar, me despido a lo Cristiano Ronaldo: ¡ZUUUUUUUUUUUUUUU!

De muros y narcóticos

Cuando Trump termine de construir el muro de marras, ¿cómo tendrá previsto continuar abasteciéndose de peyote? Porque lo de este sujeto no creo que pueda ser sólo resultado de una cacho pedrá en la melona durante su más tierna infancia.

("Construir muros": esta expresión debería ser utilizada en todas y cada una de las facultades de filología del mundo para explicar con espíritu crítico en qué consiste un oxímoron.)

Saqueo


Los que ostentan el poder en Espatraña, lo vienen utilizando hace décadas para saquear las arcas públicas. Redistribución de la riqueza: despojan de todo lo que les viene en gana a los humildes y a la clase trabajadora, para engordar el escandalosamente obeso patrimonio de aquellos a los que sirven. Ya llegará el momento de usar las puertas giratorias. Esas que el neoliberalismo corrupto patrio no deja de engrasar ni un sólo instante para comprar a estómagos agradecidos y traidores. Sí, la historia de Espatraña, desde la muerte del genocida dictador hasta la fecha, es la de un continuo saqueo de lo público por parte de aquellos que deberían velar por su buen uso. Pero en esta última etapa de la transición cleptocrática que denominan crisis, han metido unas cuantas marchas más. Y nos tienen ya casi en pelotas. Menos mal que el poder judicial se está empezando a tomar en serio eso de empapelar a tuiteros, titiriteros, inmigrantes sin papeles y demás tipos de vagos y maleantes. De lo contrario, no sé dónde iríamos a parar.

lunes, 6 de febrero de 2017

Sin excepción


Cuando escribo no lo hago
a fin de regalar
el oído de aquellos, los muy pocos,
que se acercan de vez
en cuando hasta mis letras,
ni lo hago desde lo alto de una torre
de marfil orientada
al Norte para no ver la miseria.
Escribo desde un piso
de 89 metros, ubicado
en unos de esos barrios
obreros, de esos barrios-
crisol donde conviven
peones, inmigrantes, jornaleros
y un número creciente de personas,
de familias enteras,
que apenas tienen ya donde caerse muertas,
y que siguen, no obstante, sonriéndole a la vida.
Y escribo a contramano, sin pelos en la lengua,
contra los miserables que, a través de sicarios,
sin mancharse las manos ni perder nunca el sueño,
se afanan en robar
el futuro a las gentes humildes de mi barrio
y del resto del mundo.
Y escribo, siempre escribo
tratando de no obviar que en este asunto,
unos más y otros menos,
todos, sin excepción, somos culpables.

La caverna

Imbuidos de un fundamentalismo inquisitorial como sólo era posible en aquel país en el que aún demasiados nostálgicos presumían de su estúpida y rancia condición de reserva espiritual de un muy venido a menos Occidente, terminaron por equiparar el concepto de delito al del pecado; habían dejado sueltas a las lóbregas ratas de la moral para que devorasen al luminoso pájaro de la ética hasta el cántico. Y, siguiendo criterios de enjuiciamiento propios de anacrónicas ordalías tan irracionales como arbitrarias, el pensamiento y la palabra ajenos comenzaron a ser castigados con tanta y hasta mayor dureza que los actos. Tomó su tiempo, pero aquellos indeseables e inhumanos chamanes de la impostura terminaron siendo linchados en masa. Hacerlo, al fin y al cabo, era considerado tan execrable pecado como desearlo o mencionarlo. "Los caminos de la Justicia son inescrutables", escribió un historiador unas décadas más tarde al respecto de aquellos acontecimientos. Erróneamente. Porque que hay acciones que difícilmente podrían acarrear otras consecuencias a las que terminan viéndose materializadas. La luz está ahí fuera; para verla, para empezar a ver, tan sólo hay que salir de la caverna.

Cuentos de la Calle Castilla (22): Aventuras y desventuras de un gato (Carlos Parejo)


Desde tiempo inmemorial muchas familias gatunas hemos vivido en los patios de las casas y corrales de vecinos. Éramos los vigilantes de que las ratas de agua, tan abundantes entre la vegetación ribereña al Guadalquivir, no invadieran sus ámbitos domésticos ni se pasearan a sus anchas por las calles. A cambio sus moradores nos aceptan como un miembro más del hogar, se nos da agua y alimento con las sobras de cada comida e, incluso, servimos de compañía a los juegos de los niños y a muchas ancianas, que sienten verdadera devoción por nuestra diminuta raza de felinos.

Hará cosa de medio siglo los gatos tuvimos un “baby boom” similar al de los humanos y nos volvimos gatos callejeros. En plena calle Casilla había abundante hábitat y comida. Ésta última procedía de las frágiles bolsas de plástico depositadas en los portales o en cubas abiertas, tan fácilmente rotas por nuestras garras y en la que nos atiborrábamos de desperdicios domésticos. Y para pasar todo el día tumbados y dormitando teníamos los bajos de los vehículos que aparcaban a ambos lados de la calzada. Un lugar seguro contra humanos desaprensivos y perros; un lugar que es tibio y confortable cuando hace frío, llueve o aprieta el calor.

Pero de veinte años acá se ha puesto de moda que los seres humanos que se sienten solos tengan, al menos, un perro como mascota, que les da compañía, o incluso varios; a la par, se han colocado contenedores de basuras herméticos, de los que no es imposible sacar desperdicios de comidas. Consecuencia de ambas cosas, los gatos callejeros hemos empezado a disminuir y nos hemos vuelto más nocturnos y escasos. A primeras horas de la mañana todavía hay gente mayor que viene a traernos alimentos a los gatos hasta algunos de nuestros comederos habituales. Pero a pleno día es difícil transitar una calle Castilla, cuyas aceras están tan atestadas siempre de paseantes humanos con perros y de imprevistas bicicletas, y en cuya calzada no paran de pasar los coches. A nosotros los gatos, los nuevos camareros nos echan a gritos y patadas, pero las palomas y pajaritos bien que se están aprovechando de los restos de comidas de tantos veladores de bares y restaurantes como se han abierto, tantos que la calle Castilla parece en algunos tramos el paseo marítimo de alguna playa de moda.

(¢) Carlos Parejo Delgado