martes, 23 de enero de 2018

Logaritmo


Una epístola viene a ser aproximadamente el equivalente a 2,71828 revólveres con la tilde "descolocá" y supuestamente cargados de futuro.

(e x révolver)

Independencia del poder judicial


Los argumentos, al menos los que han trascendido a través de los medios de comunicación, del juez Llanera para denegar la petición de la fiscalía de dictar una nueva orden europea de detención contra Puigdemont ¿no son de marcado carácter extrajudicial?

Duda biolexicológica


¿El tetrástrofo monorrimo es una suerte de primate segundo del ornitorrinco laringólogo o, por el contrario, tiene la fortuna de estar estrechamente emparentado con ancestrales quimeras mitológicas endémicas de la península Ibérica como el chupacabras o el sacamantecas?

lunes, 22 de enero de 2018

Buque insignia


Hasta Huelva ha llegado el buque insignia
de la armada española
y se ha montado un pollo de dos pares de huevos.
Decenas, centenares, ¡pero qué estoy diciendo!,
millares de onubenses
guardando cola a objeto de, con suerte,
poder peregrinar en romería
pagana hasta el santuario
de nuestros aguerridos y patrióticos
soldados de alta mar.
La mayoría se han quedado en tierra,
pero vuelven sonrientes por el deber cumplido,
que, en cosas de este tipo, lo importante
es demostrar espíritu
patriota aun sin llegar
a besar la bandera o las manos del santo.
Yo, en cambio, he preferido dedicarme,
sin salir de mi barrio, a otros asuntos
este fin de semana:
un trote cochinero con mis perras
por la mañana y luego
cervecita y lectura —Eladio Orta.
Y, por la tarde, siesta.
Y, en fin, a reservarme, por ejemplo,
para, el día que venga a recitar
un buen poeta a Huelva,
acudir a escucharlo. Aunque esto sea
mucho más aburrido, según dicen,
que visitar un buque de la armada.
Pero nadie osará negar que el tema
de la poesía tiene sus ventajas.
Por citar una de ellas,
no hay que hacer nunca cola.

¿Carecen las escritoras andaluzas de calidad literaria?


Hace unos días la Asociación Andaluza de Escritores y Críticos Literarios (AAEC) ha hecho públicos los nombres de los y las finalistas del XXIV Premio Andalucía de la Crítica en las modalidades de novela, poesía y relato, esta última de reciente creación.

Un total de 21 finalistas, entre los que, siguiendo la dinámica de estos premios desde su origen, sólo figuran dos mujeres en la modalidad de poesía. Y es que en las 23 ediciones anteriores, de cincuenta galardones concedidos, sólo siete (uno en la modalidad de narrativa y seis en la de poesía) fueron a parar a manos de nuestras escritoras. Justo es mencionarlas: Eva Díaz Pérez (2014, narrativa), María Victoria Atencia (1988), Aurora Luque (1999), María Rosal (2004), Chantal Maillard (2008), Rosa Romojaro (2011) y Mariluz Escribano (2014).

Nadie infiera de lo anterior que el que suscribe pudiera llegar a pensar de algún modo que los hombres galardonados —entre los que, por poner algunos ejemplos, figuran Muñoz Molina, Eduardo Mendicutti, García Baena, García Montero, Manuel Moya, Carlos Edmundo de Ory, Juan Cobos Wilkins, Rafael Guillén, Caballero Bonald o Hipólito García Navarro— no lo hayan sido con todo merecimiento. Nada más lejos de la realidad.

El que suscribe tan sólo se pregunta humildemente si a lo largo de las 23 ediciones anteriores no habrá habido escritoras andaluzas, más allá de las siete mencionadas, con méritos también más que suficientes para figurar entre los galardonados. Si concluimos que las ha habido, muchas cosas habremos de corregir. Pero si concluimos lo contrario, habría que corregirlo casi todo.

El arte de pasear (2). (Carlos Parejo)


Seis de la tarde de un 18 de enero del año 2018. Dos adolescentes se han grabado en video como eran capaces de saltar acrobáticamente las vallas de las obras, los asientos públicos y los arriates de las plantas de la plaza Alberto Lista. Ahora se encaminan a lo largo de la estrecha calle Alfarería.

Y, gracias a este entrenamiento previo, son capaces de esquivar cuántos obstáculos se les ponen al paso. El primero ha sido una vecina que venía paseando a cinco perros sujetos por tirantes elásticos y ocupaba toda la acera. Ambos han dado dos potentes saltos y han caído más allá dando una vuelta de campana, puro ballet callejero. Los perros han ladrado sorprendidos y ahí ha quedado todo.

A continuación se han topado a una madre con un vehículo monovolumen que acogía a sus dos gemelos, producto de un tratamiento de fertilidad, que avanzaba como una amenazante locomotora por el único raíl existente. Pensaron y actuaron rápidamente. Se agarraron a las verdes rejas de una ventana y se impulsaron por el aire. Cuando aterrizaron más allá vieron a la madre detrás, con los ojos cerrados, encogida y abrazada a su carricoche. Se quedó muda del susto.

Una nueva prueba les deparó una moto que circulaba contramano por la acera. Apoyándose en el casco del motorista le saltaron sucesivamente a piola. Este bramó de cólera, pero le hicieron varias fotos con el móvil, y decidió irse con viento fresco, por aquello de la multa que le podía caer.

Después se engancharon –como si estuvieran en los Juegos Olímpicos- saltando para adelante y para atrás esas vallas que dan inmunidad a los especuladores inmobiliarios para cortar cualquier calle cuando construyen nuevos pisos. Esas que tienen colgadas una orden al viandante –como si los constructores fueran alguaciles-: “Prohibido el paso. Circule por la acera de enfrente”.

Venía entonces un minusválido en su silla de ruedas y no sabía como pasar a la otra acera sin chocar con los bolardos perimetrales y, sobre todo, sin que lo atropellara un vehículo de esos que van a cincuenta por hora en una zona de menos de treinta, que llaman de “convivencia” del tráfico urbano, y que tan poco respecto merecen a los gamberro-conductores.

Pero nuestros dos artistas no se amilanaron. Se subieron con un pie a dos bolardos de cada acera y unieron sus otras manos y pies al modo de un improvisado “paso a nivel” humano. Los coches no tuvieron más remedio que pisar el freno y comenzar a tocar el claxon. El minusválido, una vez cruzada la acera, y unas cuantas viejecitas asomadas a los balcones, les dedicaron un sonoro aplauso. Ellos deshicieron su acrobacia equilibrista y se marcharon corriendo por la primera bocacalle, en busca de nuevas aventuras.

(¢) Carlos Parejo Delgado.

domingo, 21 de enero de 2018

Un muy pequeño paso para un hombre


Eran tales, tan cálidas y sin fisuras, la solidaridad y la ternura entre aquellas dos pobres criaturas sin voz, condenadas a la injusticia de la miseria y la intemperie de por vida, que deberían haber bastado para dejar al mundo sin palabras. Y para empujarnos a todos, sin excepción alguna, a dar un paso al frente. No obstante, algunos, desde la frialdad de nuestra interesada y confortable asepsia de intrascendentes cronistas, escribimos al respecto; y, una vez más, fueron muy pocos los que no se alinearon de inmediato del lado de los inconmovibles. Pero imaginen todo lo que podría haber llegado a acontecer si siete mil millones de corazones al unísono, nos hubiésemos decido a dar ese en apariencia tan insignificante paso.

Érase un hombre a una nariz pegado

Fakebook

Bodrio soneto unsumiso


Me apasiona escribir poemas de mierda
—bodrio poemas los llamé en su día—
contra la sumisión de esa poesía
que pringa a los poetas comemierda,

de esa grasa sin chicha que recuerda
al timo de vender bisutería
a precio de oro en la mercadería
del "yo lo nutro, así que no me muerda."

Prefiero versos feos y combativos
a la estética hipócrita y manchada
de esa lisonja que urden los cautivos
de aquellos que les dan vino y posada.

Qué importa su fealdad si, al ser altivos,
no han de rendir derecho de pernada.

sábado, 20 de enero de 2018

Fake news (6)


El PP, que antes de comerse su propio marrón, se ha mostrado partidario de ser como el perro del gürteliano, está ultimando un Real Decreto Ley como Dios manda, destinado a que la RAE suprima tanto la B como la M del  alfabeto de la lengua castellana. "Así, sin cuerpo del delito, no hay delito que valga ni niño muerto que obligue a perder el tiempo en tontás a nuestros tribunales", ha declarado el ministro del ramo de ortigas, Rafael Catalá, quien, pese a su apellido violento, rebelde y secesionista, presume de ser muy español y mucho español y de acudir religiosamente a misa todos los domingos y fiestas de guardar. Ante el inesperado anuncio del Monasterio de Justicia, Pérez-Reverte ha arremetido con su habitual arsenal de improperios y palabras malsonantes contra Nicolás Maduro, Kim Jong-un y Unidos Podemos. Continuaremos deformando.

Con todo el equipo


Cataplás... tico!!!

¿Esto era?


No esperes a las musas, ve en su búsqueda.
Y cuando al fin constates que son una quimera,
no desfallezcas, sigue
desbrozando el vacío,
creando a dios, tu dios de barro, en la caverna
sin aliento del mito;
y pregúntate luego:
¿Esto era la poesía?
(Probablemente un modo
tan válido como otros de entenderla.)

viernes, 19 de enero de 2018

El probe Migué


(Rap casposo rematao por rumbitas al estilo de Triana -no me refiero a Triana, digo el barrio... o sea, quiero decir, El Barrio no, Triana... pero el barrio... ofú, qué lío)

Iba a entonar un rap,
pero la ley mordaza
castiga rapear
criticando a la casta
de trile y mando en plaza,
de credo, trono y caspa;
esa que va a la caza
de todo discrepante,
aunque sea un elefante;
casta de maleantes
que tiene en la cabeza,
aparte de pereza,
cuernos, mala uva y caspa;
monarcas, caspa y casta,
ministros, caspa y casta,
obispos, caspa y casta,
fiscales, caspa y casta,
capitalistas, caspa,
Marhuenda, Inda y Quintana,
tienen en la cabeza,
es su naturaleza,
cuernos, mala uva y caspa,
me cago en toa su casta,
basta de casta y caspa;
iba a escribir un rap,
pero me voy al bar
a hartarme de cerveza,
porque por rapear
la Audiencia Nacional
te corta la cabeza
si no eres de la casta
y vas contra la casta,
mierda de ley mordaza,
cuernos, mala uva y caspa,
cuernos, mala uva y caspa;
y ahora vas y lo cascas,
luego lo retuiteas,
cosa también muy fea
si no eres de la casta;
menos mal que la casta
que nombro no es de España,
a esa no le doy caña
porque la ley mordaza
al que lo hace da caza;
¡Viva Honduras! ¡Y el vino!
¡El vino! ¡Viva el vino!,
po tríncame el pepino;
y viva la cerveza,
se sube a la cabeza
y va a la alcantarilla
mi agüita amarilla,
me sale del carajo
y pasa por debajo
de las lujosas casas
de la hondureña casta,
de la casposa casta,
y llueve y cae el agua
del cielo como caspa
y nadie sabe bien
ni cómo ni por qué,
ni cómo ni por qué,
ni cómo ni por qué...
Sarandonga, noh vamo a comé,
sarandonga, un arró con bacalao,
sarandonga, de la ría de Bilbao,
sarandonga, y al Sevilla en Nervión,
sarandonga, que eso mola mogollón,
sarandonga, 3 a 5 en Nervión,
qué le estará pasando al probe Migué,
que hoy vota a Ciudadanos y antes al PP,
pero qué le estará pasando al probe Migué,
que hoy vota a Ciudadanos y antes al PP
tra laralará, tra laralará...

Manglar


Sé rama a mares.

                                (Palíndromo marítimo forestal.)

Escribir un poema


Escribir un poema
es algo parecido a practicar una autopsia.
Se coloca el cadáver
de un sueño malogrado
encima de una mesa o una piedra
negra para la ofrenda en sacrificio
de angustias, frustraciones y fracasos,
y se procede a abrirle el pecho, el cráneo,
a la toma de muestras de tejidos,
a buscar huesos rotos,
lesiones en los órganos vitales,
sustancias deletéreas o nocivas
en la sangre, las fosas nasales, el estómago,
hasta determinar con precisión
las causas de la muerte.
Luego se cose todo y se maquilla
y, sin buscar culpables,
se mete en una bolsa de plástico y se entierra
en un lugar maldito, a ser posible
sin mármol ni epitafio.

jueves, 18 de enero de 2018

Antropoceno (NDJR)


Antropoceno

1. m. Geol. Periodo geológico de mierda, que concluyó con la extinción definitiva y durante el cual, debido a los severos impactos ambientales ocasionados por el mal llamado progreso, el ser humano experimentó una serie de aberrantes mutaciones genéticas que lo llevaron a tener que alimentarse exclusivamente a base de la carne cruda y aún caliente de sus congéneres y nunca antes de la caída de la noche.

Sexenio (NDJR)


sexenio

1.m. Periodo de tiempo, superior en un quinto a la duración de un lustro, que transcurre de manera penosa entre polvo y polvo.

La banda


¿Lo llaman Marca España
por el notable acierto
de su banda derecha
haciendo al pueblo goles
precedidos de falta?
(Y no hay dios que les saque
la tarjeta morada.)

                     (¡Árbitro, la hora!)

miércoles, 17 de enero de 2018

Del destiempo


Cadáver nauseabundo, este soneto,
un juego de silencios que no es broma
bebiendo un vin nouveau; es un sueño en coma
con la piel calcinada, un esqueleto

maldito, insomne, asqueado, serio, inquieto
en su ataúd de ausencias y carcoma
royendo los despojos de un aroma
a tiempo en flor mudado en lazareto.

Cadáver nauseabundo, cuánto frío
infectando las llagas de aquel fuego
prendido por la sed y el desvarío.

Cadáver terminal, tu anhelo ciego,
sin óbolos te ha traído hasta este río
Aqueronte, eternal desasosiego.

Ilustración: Almas en el Aqueronte (1898), de Adolf Hiremy-Hirschl.

Villalobos y el Candy Crush


Lo peor de las últimas declaraciones de Villalobos no es que constituyan una falta de respecto intolerable para con los pensionistas y el conjunto de la clase trabajadora; lo peor es que nos amenaza con seguir chupando del bote sine die por entretenerse jugando al Candy Crush y con continuar, a ratos, favoreciendo la codicia de las mafias del totalitarismo financiero en detrimento de los derechos de los trabajadores y el común de los ciudadanos.

O eso dicen


Soy un catastrofista ―o eso dicen.
Tengo el convencimiento
de que a no más tardar a medio plazo
esto se va al carajo.
Mas no habré de perder la fe en que siempre,
habrá gente afanada en evitarlo.

martes, 16 de enero de 2018

Desencuentro


No es la carencia
de más o menos cosas
                                        en común.
Es el exceso mórbido
de amores propios.

"V" Invasión Extraterrestre


Nunca confíes en alguien que sonríe mientras le clavan una hipodérmica.

Collage


Aquello que hace tanto
nos relató Machado,
aún continúa ocurriendo:
en España ―esta España de todos los demonios,
según definición de Gil de Biedma―
existen dos estados
―al menos dos estados― para-lelos;
y aquí no hay dioses ni héroes ni mortales
que vengan a apartarnos de los labios
este nocivo cáliz
y a ubicar en su sitio
las piezas desalmadas de este puzle
contra el que nos rompemos la cabeza.

lunes, 15 de enero de 2018

Esto


Un accidente, un grano
apenas perceptible,
aislado, microscópico,
en un dedo de un pie del universo.
Las estrellas revientan
a decenas, centenas, millares de años luz,
como un saco de mierda,
en medio del silencio y el vacío.
Obsolescencia
                           autoprogramada
de una quimera acéfala
con las alas de barro.
La asepsia es mineral,
quirúrgica, absoluta.
En la quietud del caos,
no sé alzará una voz de las tinieblas
reclamándole al frío
que renuncie a un pellizco de su imperio,
otorgando una prórroga a esta
                                                      fe,
llama que tiembla inerme en la cellisca.
Estamos en la víspera.

Arca


"Hijo mío -dijo, solemne, el potentado a su vástago-, te formarás en las mejores y más exclusivas instituciones educativas, esas a las que sólo tienen acceso los de nuestra clase; y trabajarás duro en tu preparación durante unos años. Sólo así -mis influencias y posición podrían no resultar suficientes- podrás garantizarte un hueco permanente entre las élites que esclavizan a los parias y están acabando a marchas forzadas con este agonizante mundo; esas élites con plaza reservada en el nuevo arca de la salvación que permitirá perdurar a los de nuestra estirpe cuando se desencadene el apocalipsis que con nuestra desmedida codicia estamos engendrando."

El arte de pasear (1). (Carlos Parejo)


Hasta hace dos o tres generaciones pasear por las aceras sevillanas estaba unido al aprendizaje de un complicado código de urbanidad, que abuelos y padres enseñaban a sus retoños desde la más tierna infancia:

Los niños debían ir cogiditos de la mano de los mayores; cederles el paso a éstos y ayudar indefectiblemente a cruzar la calzada a personas de provecta edad, minusválidos y madres con carros con niños.

Para aprender a pasear en bicicleta se les ponía dos ruedecitas pequeñas a ambos lados de la rueda de atrás, que les ayudaba a aprender el sentido del equilibrio, Y cuando ya se convertían en jovencitos o muchachos, si paseaban en bicicleta debían de bajarse de éstas en las aceras estrechas, para no molestar a los vecinos.

Si lo hacían a pie no debían correr -para no atropellar a nadie- y si querían correr debían desplazarse al parque más próximo. Antes de cruzar cualquier calle era obligado mirar a ambos lados. Si jugaban a la pelota, u organizaban pedreas vecinales, debían caminar hasta descampados y callejones no transitados. Sólo a las niñas les estaba permitido jugar al tejo o al elástico en plena acera, pero debían parar el juego para dejar paso a cualquier peatón, so riesgo de recibir una severa regañina desde la ventana o terraza usada como observatorio eventual de su conducta por sus padres…

(¢) Carlos Parejo Delgado

domingo, 14 de enero de 2018

Loa a Donald Trump


Empecemos diciendo
que nunca me ha gustado Donald Trump
y que no tengo duda
alguna de que nunca ha de gustarme.
Quiero decir con esto
que con sujeto semejante nunca iría
de tapas y cervezas, a una guerra
o a un pecio del medievo a la conquista
del más grande entre todos los tesoros.
Lo considero un bárbaro, un psicópata
violento y peligroso
que más pronto que tarde acabaría
por darme una patada en los cojones
o un par de puñaladas en el pecho.
¿Por qué motivo, entonces, me propongo
loarlo en estos versos?
Porque no todo es malo en Donald Trump;
me refiero a que tiene cualidades
que, siendo muy importantes en política,
hoy día, en los despachos oficiales, se encuentran
en vías de extinción si no extinguidas.
Sinceridad y transparencia. La última
muestra de esto que digo
ha sido preguntarse
por qué hay que consentir que una legión
de parias con origen en países de mierda,
acceda a los Estados
Unidos con la idea de quedarse
y hacer allí su vida para siempre.
Sinceridad y transparencia. Hay otros,
los muchos, que, pensando
de idéntica manera, van y callan,
o hasta llegan, hipócritas, a defender en público
la solidaridad y los derechos
humanos sin distingos,
en tanto que, en privado,
encargan a terceros que alcen muros
o caven hondas fosas plagadas de caimanes
a fin de contener a los que llegan
a sus puertas huyendo de la guerra y el hambre.
Sinceridad y transparencia. A Trump
le sobran. Del morlaco
manso me libre Dios,
que del bravo y demente, el que viene de frente,
procuro hacerlo yo; ¿no les parece
motivo suficiente de alabanza?

La intención



"En estos tiempos de sumisión tanto de los poderes públicos como del denominado cuarto poder al totalitarismo financiero global, la difusión mediática de "encuestas" de intención de voto debería ser considerada crimen de lesa humanidad."

Tommy Nawo, falósofo antitotalitarista, y, en todo momento, desconfiado compulsivo con respecto a las intenciones de los medios de manipulación masiva intersada

Spam-ku (CI)

Botas brutales
que se lustran con votos.

sábado, 13 de enero de 2018

El frío


Estaba convencido:
cuando tocase fondo,
este le serviría
como punto de apoyo para tomar impulso
y escapar del silencio y la ceguera
que dictaba el abismo.
Craso error; la nostalgia
sometida al empuje de las altas presiones
y a las temperaturas fantasmales
de los fondos marinos
se transmuda en un légamo viscoso
que atrapa para siempre entre sus dedos
huesudos y crispados todo aquello
que llega a sus dominios con el cántico
ahogado, estrangulado por la soga
del tabú, el eufemismo y la metáfora.

Terrorismo judicial


La Audiencia Nacional absuelve a Benjumea y CIA (aquellos que, por hundir Abengoa y poner a un buen número de trabajadores de patitas en la calle, se llevaron una pasta y no precisamente Gallo). Por el bien de los pueblos de España, por el bien de España, empecemos a exigir que sus miembros, esos ignominiosos e interesados tuertos del ojo derecho, entreguen mazos y togas, y procedan a disolver de una vez por todas y para siempre la Audiencia Nacional.

Eso


Cuando al más encendido
anhelo en modo alguno
se le encuentra sentido.

Ilustración: Anton Semenov.

viernes, 12 de enero de 2018

Con el culo al aire


¡AGUA, que viene Sofía!;
y se fue la amante al agua,
arrojada sin piragua,
manguitos ni cortesía.
¿Fue un acto de cobardía
impropia de un soberano
simpático y campechano,
o, en fin, un desliz de nada
que disculpó la botada
a la mar, lo más a mano?

Timorato (NDJR)


timorato, a

1. adj. Referido a la persona que, siendo natural de la isla insulindia de Timor, actúa con indecisión, timidez o temor durante los muchos ratos en los que se dedica a apropiarse de lo ajeno mediante el engaño.

Semblanza de Verónica Pérez tras su burda manipulación de las palabras del alcalde de Pedrera


La "máxima autoridad"
es una descerebrada
siempre, pero, más que nada,
cuando enturbia la verdad.
Y así quedan su maldad
y sus manipulaciones
sin oficio ni cauciones
en seguida al descubierto;
y es que nunca tuvo acierto
ni secundando traiciones.

jueves, 11 de enero de 2018

Asepsia


"Hoy día, para aventurarse por los vericuetos enmoquetados de la "alta" política, lo esencial no es hacerlo con mano de hierro u optando por otros materiales menos desabridos; lo esencial es llevar siempre puestos unos buenos guantes de látex." 

Tommy Nawo, falósofo de la razón pura, y asesor programático a ratos (nadie piense que esto último viene de modo alguno a referirse a cierto hijo de Bankia).

Cuándo sonará la flauta


"¿Pa cuándo puñetas, en este puto país de mierdas y de mierda, un flautista o trompetista o lo que sea que, como aquel famoso instrumentista de Hamelín, se lleve a las ratas y ratos patrios de sucia alcantarilla a tomar para siempre por donde amargan los pepinos? Porque que sean unos criminales protervos y unos sinvergüenzas sin escrúpulos, vale, se podría llegar a admitir en determinadas circunstancias como nauseabunda alimaña de nefasta compañía, pero que encima se te caguen en to lo más alto poniéndose vacilones...

(Pa chulo, chulo, mi pirulo.)"

Tommy Nawo, falósofo indignado, y, en ocasiones, instrumentista de feria que nunca pisó un conservatorio.

Poema secesionista


(Acto fundacional)

Mamado ciudadano,
en vista del continuo
incremento del precio
del vino y la cerveza,
he iniciado los trámites
para la formación
de un partido político
que trabaje a destajo
a fin de poner coto
de Doñana a tamaño
desmán y similares.
El eje principal
de nuestra acción política
consistirá en crear
en mi barrio -Isla Chica-
un nuevo estado a modo
de pequeña república
del todo independiente
de España, y dedicar
sus tierras al cultivo
intensivo de vid,
peyote y marihuana
con fines terapéuticos;
o, dicho de otro modo,
para poder, a precios
asequibles, pillar
un buen pedo a diario
a objeto de alcanzar
a olvidar para siempre
a Rajoy, Pedro Sánchez,
Zoido, Báñez, Susana
Díaz y otros mamarrachos.
Se llamará República
de Tascania y pretendo
brindar la presidencia
al líder del Partido
en 2, el camaleónico
Don Alfredo Miñambre,
en tanto que reservo
para mí la cartera
que llamaremos de Obras
Púbicas y Bebiendas.
De modo que, mamado
ciudadano, ya sabe,
si usted se considera
secesionista y tiene
buen beber, no lo dude,
buscamos militantes.
!Viva el vino barato,
pero de calidad!
!Arriba la República
Anarquista, Ajumá
y Libre de Tascania!

                         (Tabarnias a mí... ¡ja, marajá!)

miércoles, 10 de enero de 2018

La mordaza


El eco del silencio
es un polvo menudo
de cellisca y amianto;
se mete en los pulmones
y pudre los alveolos
cianóticos con aires
de espesa calma chicha
en mitad del océano.
Pero todo es arena
―¡arena, arena, arena
sin oasis ni desierto!―,
coágulos como témpanos
creciendo en las regiones
donde impera, sin nadie
que lo atienda, el lamento.
El eco del silencio
está hecho de sosiego
impuesto por decreto,
de cavernas sin boca
anegadas de eclipses,
de muñones hundidos
hasta el cuello en el gélido
lodazal del destiempo,
de ansias amordazadas,
de renuncia y espanto,
de poemas prematuros
que murieron naciendo...
Odio esta paz de escarcha
más fría que el cadáver
del aullido post mortem
de un pájaro de fuego.

El resplandor


"Cuando un bobo coge la perra con una nevada, se acaba la nevada, la nieve acaba fundiéndose por completo con la llegada de la primavera, y el bobo y la corrupción siguen."

Tommy Nawo, falósofo cosmológico, y, en ocasiones, hombre a tiempo parcial del tiempo.

Rap muy español y mucho español


Aquí la corrupción
nos mola mogollón,
nos suda el aparato
que la haya para rato,
el taco, el taco, el taco,
vivan Luis el Cabrón,
Urdangarín y Rato,
el taco, el taco, el taco,
y el Jaguar de Ana Mato,
yo por un sobre mato,
me encantan las mordidas
pactadas a escondidas,
campañas financiadas
en negro por la cara
por los capitalistas
de pedigrí franquista,
rescaten mi autopista
y aúpa selección,
dispara Iniesta y gol,
Borbón, viva el Borbón,
certero cazador
ligón y campechano,
y su hijo El Preparao,
el taco, el taco, el taco,
que vuelva el tito Paco,
que vuelva de la muerte,
sé fuerte, Luis, sé fuerte,
que ya el yugo y las flechas
vuelven por estas tierras
pobladas de becerros
y lobos, a por ellos,
nada de perroflautas
con asquerosas rastas,
sí al cura pederasta,
el taco, el taco, el taco,
y para Rouco un áááático
de lujo, el taco, el taaaaaco,
el teto, el teto, el teeeeto,
por el "fistro" os la meto,
eeeeel camiiiiino que lleva a Be - lén,
ropopompón, pon, pon
viva el Borbón, bon, bon,
Bond, Bond, James Bond...

martes, 9 de enero de 2018

Mundo, demonio y carne


Se detiene un gorrión en el alféizar
del sueño de una noche de verano
y come las migajas de pan tierno
dejadas a manera de reclamo.

Mas no obra el resultado apetecido
el burdo e inocente trampantojo;
es invierno y la bolsa de aire frío
procedente del Ártico presagia

un súbito y seguro hedor a carne
de pájaro abatido por el vértigo
que inflige haber de optar por jaula o vuelo.

E irrumpe, con la aurora, la vigilia
como hacha de verdugo sobre el tálamo:
los gatos de la calle están de fiesta.

Esta cobardía de mi amor por ella ♫♪♫


Los niños españoles, por fin, comienzan a tenerlo claro en lo relativo a la Epifanía y algunos de sus protagonistas más destacados: los Reyes —que es falso que sean los padres— son Chiquetete y otros dos señores que, que, aun sin haberse llegado todavía a despojar de sus disfraces de monarcas orientales, se sospecha que actúan como palmeros en las actuaciones del susodicho. "Esta cobardía de mi amor por ella hace que la vea igual que una estrella... ♫♪♫" (la estrella de oriente y la ilusión, supongo.)

La vía muerta


España es un andén
poblado de fantasmas,
donde los derrotados
y nunca convencidos
―porque no se convence
con pólvora, patíbulos,
prisión ni desmemoria―
aún siguen esperando
la llegada de un tren
con rumbo a la estación
del fin de la ignominia.
Mas se hallan los raíles
cubiertos, sepultados
debajo de una pátina
de maleza y herrumbre
hace más de ocho décadas.
Y así, permaneciendo
inmóviles, atados
a este andén en vía muerta,
hemos desembocado
―desde la libertad,
aquella libertad
ilusoria y tramposa
mal llamada sin ira―
en este mar de cólera,
esta ira que hoy esgrimen
los hijos ideológicos
de aquel adusto régimen,
contra las libertades
y derechos del pueblo,
de los pueblos de España.

lunes, 8 de enero de 2018

No sé si estáis al tanto, pero nieva


Sí, nieva, está nevando, nieva ahora.
En este mismo instante está nevando
con avaricia, sin medida. Nieva
en gran parte de España.
Nieva de norte a sur, de oeste a este,
en el valle del Ebro, en la Meseta,
nieva en los Pirineos, las cordilleras Béticas,
Ávila, Burgos, León, Soria, Girona,
Madrid. Nieva en el patio de mi casa,
que es muy partcular.
Y, nieva y nieva y nieva,
repiten sin cesar en los informativos.
Y un paisano se queja ante las cámaras
de la nieve y el frío.
Y nos muestran imágenes
de puertos de montaña
nevados y de máquinas
quitanieves, de atascos
por causa de la nieve, de muñecos de nieve,
de pechugas de pollo congeladas,
whisky on the rocks, el Polo
Norte, un iglú y un polo de limón.
Y nos sale la nieve a todas horas
por las orejas. Nieve,
hay nieve por doquier,
nieve a granel, hasta en la sopa. Nieva
y es noticia que nieve,
noticia destacada,
porque nieva a granel, hasta en la sopa
y estamos en enero.