viernes, 16 de diciembre de 2016

Jazz


Improvisé un poema.
"Ansiar que ya no duela.
Temer que deje un día
de doler, que no duela-ese imposible.
Doler con más encono
en los raros momentos
en los que apenas duele.
Es la jodida madre
de todos los dolores."
¡Magnífico! -me dijo.
Y yo pensé: terrible.
(Pasará este dolor...
pero doliendo siempre)

2 comentarios:

carlos parejo dijo...

Con el tiempo, el recuerdo pasa de doloroso a nostálgico

Alas dijo...

Doliendo siempre.
Siento no ser más optimista pero es así.
Doliendo siempre...

Un beso, Rafa.