viernes, 16 de diciembre de 2016

Presentación


Hoy siento, sin llegar
a entender las razones
—nunca antes me ha ocurrido—,
deseos de presentarme,
pero no encuentro nada
digno de ser contado.
Mejor que digan otros;
y, por favor, que insulten,
denigren, hagan sangre...
que, para los halagos,
quién mejor que una madre.