miércoles, 14 de junio de 2017

Hidrofobia


Algo no cuadra. Una hendidura
con vocación de abismo,
labrada a corazón
abierto por la torquemadería
a sueldo de los rancios,
crece entre lo política-
mente correcto y lo correcto,
cosiéndonos la boca y el criterio
con hilo de aluminio y sentimientos
atávicos ajenos a la cierto.
El respeto se gana, no se impone
disfrazando lo falso
de sentimiento herido,
ni la verdad probada,
de intolerancia. Un nuevo
collar subliminal para los perros
rabiosos sin cadena
de siempre: los censores.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Se intuye la verdad oculta en tus pensamientos, en este mundo de lo políticamente correcto