jueves, 29 de junio de 2017

Cuando ruge la marabunta

José Fiscal se encuentra que no cabe 
de angustia en su pellejo. Y es que, luego 
del vertido en La Zarza y ahora el fuego 
en Doñana, se inquiere, mas no sabe

qué habrá de ser lo próximo, qué grave 
catástrofe traerá el desasosiego 
de nuevo a su poltrona. ¿Un sismo, un fuego
o una especie invasora que socave

el hábitat de la tortuga mora?
Y de noche el insomnio lo devora
y, cuando a ratos duerme, qué mal sueño:

no puede conservar, por más empeño
que pone, su sillón, gafe, en la Junta,
después de oírse rugir la marabunta.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Al menos puede ir a su casa por la noche después de visitar y dar la rueda de prensa de las catástrofes...Espero que no explote el depósito de gas natural de Doñana, tal como profetiza tu "Maillo"....