domingo, 12 de octubre de 2014

Y qué...

y qué si escribo tanto
y rápido y quizá
siempre lo mismo y mal
e intrascendente y qué
si amordazado trato 
de imaginar que hay algo
que tengo que decir
que debo necesito
decir aun no sabiendo
el modo de decirlo
si alguien querrá escucharlo
o en algo ha de ser útil

1 comentario:

carlos parejo dijo...

La duda del escritor vocacional