sábado, 18 de octubre de 2014

Hay un nombre en tu boca...

Hay un nombre en tu boca,
que anhelas pronunciar como llamado
a gritos, a paladas. Pero el eco,
siempre, desde el origen,
te ha devuelto silencios.
Y aprietas bien los labios,
lo masticas,
haciendo caso omiso a sus gemidos
de dolor, a sus súplicas,
para luego engullirlo
como un veneno lento
que carece de antídoto
y que lo pudre todo y no te mata.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Ese nombre que te hace temblar es el del amor soñado no siempre correspondido