viernes, 31 de octubre de 2014

Un pequeño detalle

Caeremos como moscas.
Tú caerás. Yo caeré.
Ya lo hacemos, ya estamos
cayendo. Como moscas.
Pero —oh, desolación—
sin nunca haber volado.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Efectivamente, el ser humano cae como las moscas y sin capacidad de volar