sábado, 25 de octubre de 2014

Uno

uno se va gastando
vaciándose cambiando enajenándose
-por el paso del tiempo
y el peso desmedido
de la desesperanza-
hasta ser otro -ruina- y luego

nada


1 comentario:

carlos parejo dijo...

Plenitud, decadencia y ruina del Imperio Romano, los monumentos y las personas. Cest la vie