jueves, 30 de octubre de 2014

Lo imposible

La nostalgia son posos
de café en una taza
con los bordes mellados.
Hay sangre coagulada en esos bordes.
Hay pánico, dolor, desesperanza
en los labios que tiemblan
de estupor, en los ojos
que, en el fondo sin fondo
de la taza interrogan
a esos posos verdugos
sin conciencia. Imposible
adivinar en ellos
el futuro. ¿Imposible?
Lo evidente no tiene
cabida en la ceguera
sin tiempo del vidente,
y el futuro
                  no existe.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Desde la antiguedad se leía el futuro en los posos, ahora loleen las agencias de clasificación