sábado, 18 de octubre de 2014

Hansen y Gretel

Un reguero de piedras
blancas en la vereda,
cordón umbilical
y ardid de la esperanza.
Luego migas de pan;
y unas palomas,
miserable destete,
devorando hasta el tuétano
maña y fe en el palíndromo.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Ahora son brotes y raíces verdes hacia la tierra prometida de la recuperación economica y el pleno empleo, pero en esa casa viven Montoro y Guindos, que te atrapan a impuestos,...