miércoles, 29 de octubre de 2014

El desliz

Hay palabras que nunca
debieron ser palabras.
Dijo "tiempo" —¿lo dijo?
¿Quién, qué cosa lo dijo?—
y, en ese instante —el único—
el verbo se hizo pus, hedor, carroña.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

¡ Como te gusta destrozar el mensaje de la biblia¡