jueves, 23 de marzo de 2017

Su amor tampoco era sencillo


Ella, agorafóbica de Murcia, y él, claustrofóbico de Pontevedra, tomaron conciencia de no formar parte de aquella tan cacareada como inexistente clase media, cuando, tras veinticinco años de trabajo duro y precario, privaciones y matrimonio, sólo pudieron celebrar, y a duras penas, sus bodas de alpaca.

2 comentarios:

María dijo...

jajaja la pregunta ante lo que cuentas es ¿ cómo se conocieron ? si ella no podía salir de Murcia, ni él de Pontevedra ... ¿ estaban casados por poderes? jajaja

Muchos besos tb desde Pontevedra pero provincia y sin fobias jaja

El Éxodo dijo...

Creo, María, que se conocieron, como el claustrofóbico y la agorafóbica del cuento de Benedetti, fornicando en los umbrales. Aunque a estos, al contrario que a aquellos, no hizo falta detenerlos; ya eran esclavos de una sociedad dominada por el silencio del rebaño y la rabia de los perros. Un abrazo.