lunes, 13 de marzo de 2017

Presbicia


En literatura -digo en la buena literatura- no hay lenguaje ni temas vulgares, sólo hay censores estúpidos (valga la redundancia).