jueves, 16 de marzo de 2017

La de Chlaniów y otras bestias


Los fiscales polacos,
tras haber confirmado
su identidad, pretenden
pedir la extradición
de Karkoc, un anciano
residente en Minneapolis
que, al servicio de Hitler,
en el pasado fue
un criminal de guerra
que perpetró, durante la Segunda
Guerra Mundial, diversas matanzas en Polonia.
Y en España aplaudimos
que pueda producirse, aunque tan tarde,
este acto de justicia.
España, este país
de todos los demonios,
con calles dedicadas
a asesinos franquistas
como los generales
Yagüe y Varela o el doctor Vallejo-
Nájera, y una Fundación
dedicada a ensalzar la figura de Franco.
Estos que, hasta la fecha, aquí, no llegan
ni a ser juzgados por la Historia.
También España en esto es diferente.