lunes, 20 de marzo de 2017

Del gen y el "fen" de la locura


En los últimos tiempos proliferan
estudios de carácter científico que afirman
que existen conexiones
entre el consumo habitual de marihuana
y el desarrollo de diversas
patologías mentales como la esquizofrenia.
Tal vez sea cierto. Como puede
que también sea probable que se instale
la locura entre aquellos que consumen
vodka como cosacos,
viven bajo el umbral de la pobreza,
están en paro o se hallan al borde del desahucio.
Porque qué duda cabe que todo lo anterior
resulta cuando menos deprimente
sin que sean necesarios
estudios que lo avalen.
Pero esto, al parecer,
no supone un problema de calado
en este mundo loco en el que una horda
de sociópatas tiene la sartén por el mango.
La marihuana,
sí,
que para eso hay sesudos estudios que lo avalan.
Así que ya lo saben,
si están hasta los huevos de esta mierda
de mundo y no vislumbran modo alguno
de evadirse, escapar y respirar
otros aires si no es
dejándose atrapar por la locura,
nada de marihuana u otras drogas
que no hayan conseguido, como el vodka,
el vino, el Diazepam, el Prozac o la Lyrica,
el plácet del Estado.
Y recuerden que, siempre, cada día
que pasa más enjuto, papá Estado
nos ofrece un sinfín de mezquindades
susceptibles de hacernos
perder para los restos la cordura.