sábado, 4 de marzo de 2017

Bodrio-poema tocapelotas

Las niñas tienen bulbo,
los niños tienen bulbo
—me refiero al raquídeo
conocido asimismo
como médula oblonga.
Sus funciones incluyen,
según la Wikipedia,
la transmisión de impulsos
desde la médula espinal hasta el encéfalo,
así como el control
de funciones cardíacas
respiratorias, gastrointestinales
y vasoconstrictoras.
Las niñas y los niños
también tienen cerebro,
criterio propio y buenos sentimientos,
aunque algunos se empeñen
en agriar su carácter y anularlos
tocándoles la vulva, el pene y otras pollas.