jueves, 16 de febrero de 2017

Bodrio-soneto trabajoso


He escrito y he borrado varias veces
los tres primeros versos de un soneto.
Era imposible. Un sobrehumano reto.
Aunque este puede serlo aún más con creces.

¿Creces? ¿Y ahora qué cojones? ¿Peces?
¿De agua salada o dulce? Ahí no me meto.
La cosa se complica. Este boceto
del absurdo si no de las sandeces,

que no recuerdo a cuento de qué vino,
tal vez lo que requiere es ser borrado.
Porque agregar... qué más sin desatino.

Aunque dos versos más y habré acabado.
Pero... rimar con "vino". ¿A ver si atino?
!El mosto que mamó, cómo ha costado!