sábado, 24 de septiembre de 2016

Vía de agua


Arrecia la tormenta
y el capitán del barco,
rodeado por el resto
de la tripulación
―desde el primero al ultimo
vestidos de neopreno
y portando el chaleco
salvainfames inflado―,
se dirige al pasaje:
"Todo va bien, no hay nada
por lo que preocuparse.
La escora de la nave,
debida al oleaje
intenso, no supone
riesgo de tipo alguno
y su seguridad
está, sin duda, al cien
por cien garantizada.
Y ahora regresen todos
a disfrutar la Música
acuática de Händel
en el salón de baile."
El pasaje, carente
de la menor noción
sobre cuestiones náuticas,
ordenado y con calma
obedece y sumiso
se entrega a la catástrofe.

Ilustración: El Roto

1 comentario:

carlos parejo dijo...

¿Hablas de nuestros políticos de a tres mil euros al mes, tan campantes sin gobierno en nueve meses? En ese tiempo basta para hacer un niño o niña a una madre