jueves, 8 de septiembre de 2016

A vueltas con Ortega


Amancio Ortega, según la prestigiosa revista Forbes, ganó el pasado miércoles la friolera de 1067 millones de euros de una sola tacada. Lo mismo que, teniendo en cuenta el salario medio de España en el año 2013, se les abonaría por un día de trabajo, de alcanzar esa cifra, a 57 millones y medio de trabajadores, o lo que ingresarían en torno a 120 millones de pensionistas.

Pero, bueno, a fin de evitar ser tildado de manipulador, me veo en la obligación de referir que no todos los días se ven recompensados los esfuerzos del muy patriótico y altruista empresario con semejante pastizal. Así que olvidemos lo anterior y atendamos a otras cuestiones relacionadas con su patrimonio total y su sin par filantropía, cualidad que ocupó un lugar destacado en diferentes diarios para la fecha anteriormente mencionada.

69 860 millones de euros es el patrimonio estimado del modélico empresario. De los cuales donó 40 hace unos meses a la sanidad andaluza. Un 0'057% del total. A cambio de lo cual recibió un sinfín de alabanzas y algún que otro achuchón, entiéndase ideológico, de parte de la Presidenta del Gobierno andaluz.

Ahora imaginemos que usted, anónimo y sufrido ciudadano, luego de 30 años levantándose día tras día a las 6 de la mañana para poder ir a disfrutar de su derecho constitucional al trabajo, dispone ―y no osaremos hacer referencia en esta ocasión a los nauseabundos o, en cambio, muy humanitarios métodos mediante los cuales haya logrado reunir semejante Potosí― de un patrimonio de 100 mil euros (un piso decrépito de 70 metros cuadrados en el extrarradio, un utilitario con 300 mil kilómetros y una cuenta corriente con más telarañas que moscas por si una urgencia) y, en un arranque de generosidad sin precedentes, le da por donar al sistema sanitario público andaluz el 0,057%, 57 eurillos ―podría parecer una aportación baladí, pero con ese dineral se podrían adquirir en subasta pública unas pocas cajas de tiritas―. ¿No tendría derecho a recibir un beso de tornillo de parte de Susana Díaz o Mario Jiménez, según preferencias afectivo-sexuales? Quién sabe, igual, si no hay a mano un cantante o un futbolista de moda, hasta podría ser propuesto para ser nombrado Hijo Predilecto de Andalucía.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Desde que Carlos V creó España, con los banqueros Fugger a su lado, la vida sigue igual. Me gusta eso de cuentas corrientes con telerañas...