miércoles, 14 de septiembre de 2016

A qué ese hiriente empeño...

A qué ese hiriente empeño por medir la distancia que nos separa de algo que nunca alcanzaremos.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

La eternidad no entiende de medidas matemáticas