viernes, 23 de septiembre de 2016

Quiebra

Yo no nací poeta
ni moriré poeta.
El poeta no nace
y cuando, presuntuoso,
se piensa hecho y derecho,
no es más que humo torcido
que desbarata el viento.

2 comentarios:

mailconraul dijo...

¡Y cuánto más torcido mejor!

carlos parejo dijo...

Humo torcido y mudo suspiro vertido en letras