domingo, 18 de septiembre de 2016

Despojos

Es la noche del 24 de diciembre. Pero esto no es cuento navideño. Esta es la historia de un hombre que quedó atrapado para siempre en la mañana gris de un 23 de octubre de un año que hace mucho no recuerda. Es Nochebuena, pero no para él, que nunca ya podrá vivir un año nuevo.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Casi qué con lo tristes que están las "nochebuenas" es lo mejor