jueves, 12 de marzo de 2015

Té (Agustín Casado)


Como cada tarde a las seis, ni un minuto más y sin una palabra, Lola se levantó pesadamente del sofá que compartía desde hacía mil años con Antonio y se dirigió a la cocina para traerle su café de las seis, ni un minuto más. Cuando él la vio volver con la taza dijo, porque sí y por primera vez en los últimos diez años, “te quiero”. Ella se volvió a la cocina para prepararle sumisa la infusión.

Texto e ilustración: Agustín Casado

1 comentario:

carlos parejo dijo...

¿ Relato del amor sumiso y rutinario?