viernes, 6 de marzo de 2015

Seguidilla (L)


hay musas que al poeta
sorben la sangre
y otras que cicateras
lo matan de hambre

(qué no daría
porque mi musa fuese
maná y vampira)