jueves, 17 de noviembre de 2016

Spam-ka (3)


Nunca el exceso
de comunicación
suplió a la idea.
Embaucó, como mucho,
por un tiempo a los necios.