sábado, 5 de noviembre de 2016

Deception point


Hay cierta industria editorial que se forra a base de darnos gato por libro. Pero la responsabilidad última de haber perdido el paladar nos corresponde a los lectores.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Ante la comida oel libro basura el consumidor no versado está indefenso. Si está en el escaparate y es novedad, bueno será, se dicen ilusamente