lunes, 21 de noviembre de 2016

Crónicas del Régimen (12)


Un activista sin techo saca ante una caterva de franquistas que homenajeaban a a su líder, una pancarta tildando al dictador de asesino, que sin duda lo fue, y estos le propinan una paliza. La intervención de la policía consiste en llevarse e identificar al agredido. Sí, el genocida lo dejó todo atado y bien atado. Porque es intolerable que se permitan actos en homenaje de un sujeto semejante. Como es intolerable que estos salvajes vayan en manada, en solitario no tendrían arrestos suficientes, propinando palizas y que ni siquiera sean identificados por las fuerzas de seguridad. Con la de gentes de izquierdas que han sido identificadas y hasta condenadas porque sólo "pasaban por allí".

BONUS TRACKS

¿Doble moral? ¿Hipocresía? Prohibir y sancionar penalmente actos de homenaje, por ejemplo, a Josu Ternera, y permitir los mismos cuando el homenajeado es el asesino Franco. Por no mencionar el intoletable hecho de que exista una fundación con el nombre del dictador y que el Estado español contribuya a su financiación vía Presupuestos Generales del Estado. Fundación Pinochet, Videla, Stalin, Hitler... ¿pueden llegar a imaginárselas en sus países respectivos? Espatraña, sin duda alguna, es diferente.