miércoles, 3 de febrero de 2016

MVP

Me pongo a bosquejar
de cuando en vez a modo
de terapia un poema
acerca del ahora
y el mañana sin ti.
Pero a qué, me pregunto,
cuando ya han sido escritos
"Futuro" de Cortázar
y "Ya no" —qué poe-mazos—
de Idea Vilariño.
Y me digo —plagiándolos—
"ya no será, ya no,
no estarás para nada,
no serás mi recuerdo,
no sabré dónde vives
con quién, ni si te acuerdas,
no estarás en mis sueños,
no te veré morir."
Y abandono y arrugo
el bosquejo en mi mente
y, desde más allá
de la línea de tres,
lo lanzo con desgana
hacia la papelera
y, como Larry Bird
—qué paradoja, Bird,
cuando nunca a tu lado
me dejaste ni supe
volar—, hago canasta.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Si le causastes emoción te recordará aunque sea más allá de los 6,25 metros