sábado, 20 de febrero de 2016

Con la fuerza inconsciente de un imán

Volverán los flamencos con su atuendo
color gamba a poblar la marismeña
guarida del Odiel donde el río sueña
entregarse al Atlántico muriendo

de gozo sosegado, sin estruendo,
en ese coito agónico cual leña
ardiendo que, de aroma a sal, empreña
el aire en tanto el sol se va poniendo.

Volverán, pero aquellos que, turbados,
nos vieron, tú amazona y yo tu potro,
desbocados, huyendo uno del otro,

quedándose a otros pagos aferrados
con la fuerza inconsciente de un imán
indómito, ya nunca volverán.

2 comentarios:

Milena dijo...



<3 Besos, ¡ Poeta !

http://fotos.subefotos.com/08517fb23b55a86be5c6d008d5a63057o.jpg

carlos parejo dijo...

Por fin un poema a los bellos paisajes de la reserva Natural del Odiel. Bello y sugestivo, a ver si lo lee el director conservador mientras anilla flamencos