viernes, 26 de febrero de 2016

Jungla

El hospital Juan Ramón Jiménez es como un pavoroso páramo donde no es que los recursos escaseen en demasía, sino que son muy contados aquellos con una calidad medianamente digna. Así, cuando algún paciente recibe el alta hospitalaria o fallece, a los cuidadores del resto nos falta tiempo para abalanzarnos como buitres hambrientos sobre el nicho ecológico que por muy poco tiempo ha quedado vacante, tratando de hacernos con un sillón, una mesita de noche o cualesquiera otros enseres en mejor estado que aquel en el que se encuentra el decrépito mobiliario que nos tocó en mala suerte. Las primeras veces cuesta un poco. Luego te vas acostumbrando. Es la ley de la jungla, todo el mundo lo hace —suele repetir de cuando en cuando el personal sanitario.

2 comentarios:

Milena dijo...

Qué triste, Rafa ! Nosotros tratando de cambiar el sillón por otro que no esté en tal mal estado...a pesar de haberlos pagado con nuestros impuestos,,,y, la partida de (buitri)líticos...aforados-ferrados en sus sillones,embolsándose lo público....¡¡¡ !!!

Los chicos en clase, buscando la silla que cojee menos...Con los recortes, el mobiliario está sin renovarse desde hace tiempo ¡¡ !! y se les llena la boca hablando de la ley de "calidad"....

carlos parejo dijo...

Animo compañero. Si es verdad que los hospitales tienen algo de cuarteles precarios y que el sálvese quien pueda a modo de barco pirata reina más de lo que debiera.