martes, 26 de junio de 2018

Actias luna


El tiempo que perdimos nos precede
cegando el horizonte, vomitando
tierra y deseos quemados, silenciando
lustre y rumor del viento, yendo adrede

a la distancia justa que procede
para que nuestro estar sea el memorando
de un ser que no existió y se fue dejando
sus ansias en la sed del no se puede.

Los pasos que no dimos nos amputan
las alas cuando somos aún oruga
cuyo vuelo nonato se disputan

Cronos y Hades; espectro que, a la fuga,
se arrastra en pesadillas que no mutan
falena que a las ramas se conjuga.

(La emboscada.)

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Pero los pasos que distes te han hecho un ser concienciado de las miserias parlamentarias y de las izquierdas, en las bellezas de la poesía, etc. qué panorama tan distinto al de aquel baloncentista universitario que fuistes