miércoles, 20 de junio de 2018

A propósito del Aquarius


Dudo que dar cobijo
a los seres humanos
que, huyendo de la guerra,
la pobreza y el hambre,
llegan a nuestras costas
a bordo de pateras
o en barcos de rescate,
acabe originando
un repunte conspicuo
de eso que, siendo "efecto
huida", conocemos
de manera eufemística
como "efecto llamada".
De lo que estoy seguro
es de que los patriotas
de cerebro rapado
que hoy campan a su antojo
por las cloacas de España,
están utilizando
ese efecto hipotético
a fin de dar impulso
al inicuo y grotesco
"efecto cruz gamada".

1 comentario:

carlos parejo dijo...

El efecto "llamada" es el grito desesperado de por aquí hay un hueco menos tenebroso y suicida para llegar a Europa sin saber que les pasará en los próximos años. Si no se quedan en sus países por algo será, ¿No?