miércoles, 19 de octubre de 2016

Los pactos de la burra (31)


A fin de disipar cualquier mínima sombra de dudas que pudiera venir a cuestionar la altura de miras que caracteriza y siempre ha caracterizado a la alta política patria española, baste recordar que vivimos momentos en los que el debate de mayor calado político que está teniendo lugar, es el que se está dando entre una caterva de conspiradores que, con el objetivo de propiciar la formación de gobierno por parte del que presuntamente resulta ser con diferencia el partido más corrupto de Europa, no terminan de decidirse entre hacerlo mediante la fórmula de la abstención o yéndose unos cuantos voluntarios a echar una cálida y sosegada meada instantes antes de iniciarse la votación.

BONUS TRACKS

¿A cuántos de los dirigentes del PSOE aún contrarios a permitir la investidura de Rajoy hará la Emperaora del Dedal una oferta que no podrán rechazar antes del Comité Federal en ciernes?

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Susanita tiene un gestor
un gestor de postín
que duda entre ejercer la abstención
o ir varios a hacer pis...

(Con la famosa melodía, cómo no, de los payasos de la tele)

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Cuervo ingenuo (remasterizada)

Tú decir "no es no" a Rajoy,
siempre, ayer, mañana y hoy;
tú embelesar mucha gente.
Ahora tú tener gestor
promoviendo la abstención,
y quererlo presidente.

Y hoy decir que para España
ser cosa que menos daña,
y que otra opción no se intente.
Lo que antes ser no ahora es sí
con un pis o un a mi plim,
aunque el PSOE reviente:

Costurera hablar con lengua de serpiente.

Cuervo Ingenuo no fumar
La pipa de la paz con tú,
¡por Manitú!,
¡por Manitúúúúúúú!

UN INCISO

A mí, que cuatro politiquillos de tres al cuarto bien cebados se hagan fotos abrazándose en celebración de no sé bien qué pollas de la capitalidad gastronómica, cuando más de un 30% de las familias de la provincia vive por debajo del umbral de la pobreza y casi un 70 tiene serias dificultades para llegar a fin de mes, qué queréis que os diga, no deja de tocarme sobremanera mis zonas erógenas más pudendas. Podéis llamarme, si así os place, antipatriota, amargao y otras lindezas, pero palabra que no lo puedo evitar.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

A ver cuando hacen un pacto contra la pobreza, en lugar de tantas capitalidades de esto y lo otro