martes, 25 de octubre de 2016

Crepusculario

Miradas de soslayo. Temerosas.
Ver sin ser visto: bruma. La pupila
se agranda: es un sol negro, alcor. Vigila:
nada, no hay horizontes.
                                                 Crecen rosas

sin pétalos —espinas—, fraguan losas
sepultando el azul. Plaga: titila
la sed con el crepúsculo, aniquila
todo afán —espejismos—, cava fosas.

—Adiós, tiniebla. 
                                  —¡Aguarda, oye mi ruego!:
tela de araña urdida en el fracaso,
laberinto de dudas, sueño ciego
añorando la luz, rehilando al raso.

(Silencio) Caen los párpados:
                                                        sin fuego,
se humillan las cenizas al ocaso.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Poema muy cuidado en su métrica y cadencia