domingo, 9 de octubre de 2016

Lo pedestre


Cómo envidia la suerte
de Ícaro desplomándose
con las alas deshechas.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Tener alas y volar como un pájaro