jueves, 20 de octubre de 2016

Borrón y no más cuentas

Me borraste y ahora,
por más que tú pudieras
quererlo y yo quisiera
a un tiempo, no es posible,
nunca sería posible.
Me borraste, no hay más;
lo borrado, borrado
debe, por más que duela,
permanecer por siempre.
Me borraste y, amén
del dolor, nada queda.
Estoy borrado. Amén.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Contra el borrado hay tintas indelebles que resucitan lo escrito antaño, y si surgen espontáneamente del corazón, más efecto tienen