viernes, 20 de mayo de 2016

La niebla


Ahora caigo en la cuenta
—el flujo regresivo
de las horas restándole
a la nada el reflujo
de dos nadie que nunca.

Ahora caigo en la cuenta
—salta una chispa y prende
las cenizas del alba—
como en mis peores sueños
veo hundirse los jirones
de una estrella de mar
en el vientre de arena
de un agujero negro.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

El tiempo ese gran misterio de la conciencia humana