domingo, 15 de mayo de 2016

La filia hispánica

España es un país sumamente particular en todo lo que a sus filias se refiere. Basta con que cualquier personajillo popular se manifieste habitualmente en público con cierto gracejo y maneras campechanas, para que el pueblo sabio y soberano le perdone e incluso aplauda con vehemencia hasta los peores de sus desmanes.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

El Populismo se lo hemos dejado como herencia a todos los países sudamericanos