jueves, 18 de junio de 2015

Polisíndeton


Tras el asunto de Zapata, los caciques de sangre tintada de azul y su camisita negra y su canesú y su yugo y sus flechas y su cara tostada al sol y sus montañas nevadas, han dejado de pensar que dimitir es un apellido eslavo. Ahora están convencidos de que se trata de un apellido perroflauta.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Pues si, que dimitan ellos, que nosotros estamos aquí para aferrarnos a nuestros privilegios