martes, 9 de junio de 2015

Ignatia amara


tras engullir más de un kilo
de habitas de san Ignacio
-y pese a la indigestión-
aún te sigo recordando

(La ausente; fin)

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Verla de esa guisa con esta calor da grima