domingo, 28 de junio de 2015

Bueno, po noh vamoh a ih ya

Señoras que acuden al hospital de visita en jauría y desde el instante en el que llegan comienzan a despedirse para permanecer horas y más horas desgañitándose sin la menor consideración por los enfermos. Cuánto me cuesta a veces no reconsiderar mi oposición a la pena de muerte.

2 comentarios:

Vivian dijo...

Oh, cómo estamos hoy!
Pobres señoras! (Vivian piensa en que en el futuro puede ser una de ellas, y hace causa común)
Hay que tenerles paciencia Rafa, tal vez se han traumatizado con eso de ser “amas de casa”.
Besos

carlos parejo dijo...

Espero estancia lo más corta y olvidadiza posible. animos