martes, 23 de junio de 2015

Desmitificación de la poesía

(La elección)

Empiezo a claudicar ante los hechos.
Carece la palabra
de fuerza suficiente para hacer
frente a los actos ruines y el ruido de los necios.
Mejor guardar silencio,
por lo tanto, y dejarse
arrastrar por el magma
impune de los hechos consumados,
o, sin guardar la ropa,
nadar como un torpedo
mudo a contracorriente.

3 comentarios:

carlos parejo dijo...

Los torpedos son sumergidos y traicioneros, prefiero los albatros voladores

Alas dijo...

Espero que tú no calles jamás.

Un beso, Rafa.

Milena dijo...

Me temo Poeta que no tienes elección. "Estamos condenados a ser libres"
tu elección, creo, es la palabra