jueves, 1 de enero de 2015

Músicos (Amaia Orueta y Agustín Casado)

Artrosis en los nudillos. Inicial
asombro, las espaldas hechas cisco.
Zapatos lustrosos y reverencial
esmero tanto en cuidar el menisco

como, por eso de lucir, elegir
corbata o pajarita, beat, swing o son.
Ellos han decidido sobrevivir
tomando sólo aire de un diapasón.

No es que hagan música los instrumentos,
el esqueleto entero es sonajero.
Y hasta sus blue notes tienen salero.

Combo que abre el cielo con un bolero
vibra el compás, brisa de barlovento,
y sobre el Cervantes cae un aguacero.


Texto: Amaia Orueta,
 e ilustración: Agustín Casado

2 comentarios:

carlos parejo dijo...

Poesia de arquitectura barroca y gongorina para el dibujo siempre tan mediterráneo de agustín

Anónimo dijo...

Amigo Carlos, gracias siempre. En este caso además en nombre de la gran Amaía, poesía de aires cantábricos.