martes, 12 de agosto de 2014

El intruso

máscara contra máscara
se prende un corazón
chisporrotea estalla
y alumbrando un instante
el firmamento pone
broche de oro a una fiesta
selecta a la que nunca
llegó a ser invitado

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Vivimos casi siempre con máscaras, cest la vie