martes, 8 de julio de 2014

Toda la noche

toda la noche ha estado
un jodido mosquito molestando
zumbándome al oído
mordiendo mis tobillos
chupándome la sangre
negándome que el sueño
me otorgase unas horas
de sosiego —el olvido

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Y al amanecer al mosquito se lo comió una golondrina que te alegró el despertar con su desayuno