viernes, 25 de julio de 2014

Eclesiastes 12:7

Meneo el abanico
con la frialdad sin fe
que distingue a un autómata.
Pero un sudor glacial
que emerge desde el meollo
carnal de la "masmédula"
me anega hasta las heces,
igual que a un condenado
a bailar un bolero,
sin Beatriz, con los pies
sumidos en las brasas
cáusticas del infierno.
El poema no nos crea
ni nos destruye, sólo
nos deforma.

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Poema cargado de misterio