domingo, 13 de julio de 2014

Efectos secundarios

el poema es un licor
amargo que me receto
con el afán de borrar
consumiéndolo el temblor
del síndrome de abstinencia

–pero qué urticante y trémula
en su erupción de borrones
y recuerdos su resaca–

2 comentarios:

carlos parejo dijo...

Pareces Edgar Allan...

Vivian dijo...

Hola Rafa. No te encuentro en el face. Me buscas por Alitas Fritas?
Beso! El otro no lo estoy usando. Muacks