martes, 8 de julio de 2014

La salida

el bien es una cándida
prostituta vendida
siempre al mejor postor
por alcahuetes sacros
haced el mal hacedlo
sin mesura –eso sí
de dermis para adentro–
y en poco tiempo el orbe
será un lugar más íntegro
más limpio más dichoso
la dicha sin sentido
y ácida del sulfuro

1 comentario:

carlos parejo dijo...

Atiza hasta no dejar un santo vivo y verás el apocalipsis llegar